La diabetes es una enfermedad crónica relacionada con el metabolismo de la glucosa, el elemento básico que proporciona energía al cuerpo.



ndial para la Salud (OMS) más de 422 millones de adultos en todo el mundo padecen esta enfermedad que deja al organismo incapaz de regular la cantidad de azúcar que circula por la sangre.

Los síntomas que encontrarás a continuación pueden darte pistas para saber si estás sufriendo un inicio de diabetes. Sin embargo, recuerda que la única manera de estar totalmente seguro es consultando a un profesional de la salud.



exceso de glucosa en la sangre.

Esta interfiere con la capacidad del riñón para concentrar la orina. Así, en sus primeras etapas la diabetes produce que se consuman más líquidos para saciar la sed y, en consecuencia, se produce una mayor necesidad para orinar.

2. Sed
Como hemos mencionado anteriormente, la necesidad de ingerir líquidos es uno de los síntomas más comunes de la diabetes. Si notas que tienes mucha más sed de lo normal, debes tener cuidado de no consumir en exceso bebidas azucaradas. Estas aportan un exceso de azúcar, lo que puede empeorar aún más el problema.

3. Variaciones en el peso
Las fluctuaciones de peso también caen bajo el paraguas de posibles signos y síntomas iniciales de la diabetes. Cuando se pierde azúcar al orinar con frecuencia, también se pierden calorías.

Por otra parte, la diabetes descontrola el mecanismo de saciedad del cuerpo, por lo que es lógico que las personas con esta enfermedad sigan comiendo aunque ya estén llenas. Por lo que, bien sea por una u otra razón, hará que el peso varíe.

4. Cambios emocionales
Cuando los niveles de glucosa en la sangre están descontrolados y constantemente en alza, el estado de ánimo puede verse alterado. Siendo los picos de azúcar los causales de una montaña rusa de emociones.

Cuantos más picos de insulina tenga el cuerpo, mayores serán estos cambios sentimentales.




5. Hormigueo en manos y pies
Entre los síntomas más molestos de personas con diabetes se encuentran los escalofríos, la inflamación, el hormigueo y el entumecimiento de los dedos y de los pies.

Esto ocurre cuando el exceso de azúcar en el cuerpo desarrolla lo que se conoce como neuropatía, una enfermedad del sistema nervioso periférico.

Si la diabetes no se detecta con tiempo, estas sensaciones pueden ser permanentes y volverse más graves, trayendo como consecuencia el pie diabético, una de las complicaciones más molestas por su grado de degeneración.

6. Infecciones frecuentes o recurrentes
La diabetes causa un estado de inmunosupresión, haciendo que las personas afectadas sean susceptibles a las infecciones. Por eso, es frecuente que los síntomas iniciales de diabetes correlacionen con enfermedades como candidiasis, neumonía, infecciones del tracto urinario y erupciones infecciosas.

7. Irritación en las encías
Los diabéticos a menudo notan que sus encías se vuelven rojas, hinchadas e irritadas. Cuanto más tiempo persista la inflamación, más se deteriorarán estas. Si este problema no se trata, es posible que acabe por afectar a la salud de los dientes. Por lo general, muchas personas terminan perdiendo gran parte de las piezas dentales.

8. Visión borrosa
Este es sin duda uno de los signos más preocupantes de la diabetes precoz. Los trastornos en la visión, aunque no parezca, están estrechamente ligados con la glucosa en sangre.
Cuando este elemento se encuentra en grandes cantidades, la persona puede desarrollar visión borrosa y la sensibilidad a la luz puede verse afectada.

Afortunadamente, una vez que la glucosa en sangre se estabiliza, la visión vuelve a la normalidad en la mayoría de los casos. Pero si se mantiene alta durante períodos prolongados, este hecho puede dañar la visión de forma permanente.

Fuente: Derf



Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *