Mantén tu aliento fresco todo el día con estos trucos


aliento fresco todo el día

Tener un aliento fresco todo el día no es tan difícil como piensas. Todo radica en tener mas cuidado con lo que comes y por supuesto tener buenos hábitos de higiene.



Los alimentos grasosos al ser eliminados crean cetonas, un subproducto de la grasa que se encuentra en el estómago y se fermenta. El olor de estas cetonas regresa por el esófago y se adhiere a la lengua. De ahí la importancia de comer carbohidratos saludables como brócoli, zanahorias, papa dulce y frutas frescas.

No dejes de lado las verduras

No sólo son buenas para tu salud, sino que promueven un ambiente alcalino, mientras que el mal aliento del cuerpo es ácido.

Come manzanas y alimentos saludables crujientes

La dura textura de las manzanas, apio y zanahorias puede eliminar la comida que se quedó atorada entre los dientes. En realidad, estos alimentos duros pueden funcionar como cepillo de dientes.




aliento, sino que también tiene un impacto negativo en el esmalte de los dientes.

Toma más jugo verde y menos café

El jugo verde contiene niveles bajos de ácido, mientras que el café tiene muchísimo ácido, lo cual provoca un mal aliento.

Mastica hojas de menta o perejil

Si quieres tomar una ruta más natural, llévate unas hojas de menta o perejil en tu lunch. La menta refrescará tu aliento y el perejil (contiene clorofila) eliminará el mal olor de la boca.




Toma probióticos

Los probióticos te dan las encimas apropiadas que necesitas para eliminar los alimentos eficientemente y disminuir las probabilidades de que los alimentos se fermenten en el estómago. Además te ayudan a conseguir los nutrientes de lo que comas.

Limpia tu lengua

Las bacterias pueden pegarse a las papilas gustativas. Es por eso que es súper importante que laves perfectamente bien tu lengua con una herramienta hecha específicamente para ello.




Fuente: Eme de Mujer

Para más información ingresa en TIPS.

Síguenos en Instagram @minutosaludable

Anterior Empanadas sin gluten, para celiacos
Siguiente Té de mango y fresa

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *