Tips

Sal de mesa y sus consecuencias

A pesar de ser necesaria para el correcto funcionamiento del organismo, la sal consumida en exceso es una de las principales causas de la hipertensión arterial.




Para estimar los efectos de esa sustancia en la salud humana, 39 investigadores de Alemania, Bélgica y EE.UU. realizaron una serie de experimentos con ratas de laboratorio, cuyo organismo guarda grandes similitudes.

Los especialistas suministraron a esos roedores alimento con dosis elevadas de cloruro de sodio. Tras analizar muestras de excrementos, observaron que presentaban menos bacterias, que fermentan los glúcidos y los transforma en ácido láctico.

Ese déficit puede causar serios daños a los organismos. Desde hipertensión hasta encefalomielitis autoinmune, una patología en la que los anticuerpos atacan al cerebro y la médula espinal.

En un estudio piloto con humanos, las personas que consumieron dosis elevadas de sal presentaron una reducción de lactobacilos y un aumento de linfocitos Th17. Cuya excesiva presencia favorece la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares.



El consumo excesivo de sal y los problemas de salud derivados:

  • Ictus o accidente cerebrovascular.
  • Insuficiencia cardíaca e infartos.
  • Dificulta la función de los riñones.
  • Disminuye la cantidad de calcio.
  • Retención de líquidos.
  • Favorece algunos tipos de tumores.
  • Dificulta la función del aparato respiratorio.
  • Favorece el sobrepeso y la obesidad.

Recomendaciones para reducir el consumo de sal:

  • Para los adultos: la OMS recomienda consumir menos de 5 gramos (un poco menos que una cuchara de té) de sal por día.
  • Para los niños: la OMS recomienda ajustar a la baja, para los niños de 2 a 15 años, la ingesta máxima recomendada para los adultos en función de las necesidades energéticas en relación con las de los adultos. Esta recomendación no comprende el periodo de lactancia natural exclusiva (de 0 a 6 meses), ni el de alimentación complementaria de la lactancia natural (de 6 a 24 meses).
  • Toda la sal que se consume debe ser yodada, es decir «enriquecida» con yodo, lo cual es esencial para un desarrollo sano del cerebro del feto y del niño pequeño así como para optimizar las funciones mentales en general.

Mantener una dieta balanceada te permitirá evitar los efectos negativos no sólo por el exceso de sodio sino de otros alimentos. ¡Cuídate!

Así que ya saben, “Menos sal y más salud”…

Cuéntanos que tal te pareció esta información en la casilla de comentarios.

Hasta la próxima información de Salud 🙂

Más datos como estos en Salud.



You may also like

Leer más